JOAN TOMÁS

Okinawa Paradox

26 Mayo - 25 Junio 2022

Proyecto “Okinawa Paradox”

Un foto-libro, una exposición y un concierto

 

A lo largo de un mes (octubre 2019), el fotógrafo Joan Tomás estuvo en Okinawa por encargo de la asociación Cricao de Toulousse y por el centro cultural Garaman Hall de Ginoza-Okinawa para realizar varias instalaciones de arte urbano y producir imágenes para un foto-libro, acompañado por textos de cuatro escritores europeos galardonados por el European Union Prize for Literature: Lidija Djkosvka, Adam Foulds, Jasmin Frelih, y Walid Nabhan, los cuales realizaron una residencia artística en Okinawa en 2018, conociendo Okinawa, su historia, cultura y paisaje.

 

Posteriormente el proyecto ha tomado la forma de una exposición y del concierto “The thin place”, en colaboración con la compositora de música electrónica y cantante francesa Fanel, conectada también con Okinawa. En “The thin place” Joan Tomás crea los visuales para las composiciones de Fanel, experimentando con el color y el movimiento, dando toda una nueva dimensión al proyecto.

 

Teaser “The thin place” https://youtu.be/_-QOcLJWCgo

 

“Okinawa Paradox” muestra Okinawa, una isla llena de paradojas: una sociedad contemporánea con profundas creencias ancestrales y una espiritualidad muy presente, que convive con bases americanas instaladas después de la segunda guerra  mundial. Una naturaleza tropical exuberante que comparte espacio con infraestructuras modernas, y todo esto marcado por los trágicos hechos de la batalla de Okinawa, donde murió un tercio de la población civil y en la que el ejercito imperial japonés instigó a la población civil a suicidarse para no caer en manos del ejercito americano, que les iba torturar y violar a las mujeres.

Pero la más potente paradoja en Okinawa es la alegría de vivir y el buen talante de su población. A pesar de la trágica carga que llevan a sus espaldas, los okinawenses son gente abierta, alegre, amantes de la música, la fiesta y de sus tradiciones.

 

Okinawa fue anexionada a Japón en 1879, por lo que aún conservan una identidad cultural propia, descendiente del reino de Ryükyü, que se traduce en un universo espiritual, musical y tradicional propio.

 

 

“Con una belleza insólita Joan Tomás nos invita a visitar Okinawa. A través de su mirada nos habla del tiempo, del paralelismo entre los hombres / mujeres y la naturaleza. De la vida y la memoria.”

 

Xavier Jansana, escultor

 

La crónica en “Okinawa Paradox”, habla mucho más directamente de todos nosotros de lo que cabría esperar. Sus elocuentes grises aglutinan tiempos y espacios; hacen dialogar las manchas de las pieles con el musgo de las rocas evidenciando algo obvio, pero increíblemente olvidado, que no hay distinción entre seres humanos y Naturaleza. La extraordinaria fe en el ser humano que siempre ha evidenciado la obra de Joan Tomás alcanza aquí una elevadísima y conmovedora cota de intensidad.”

 

Félix Cabeza. Cineasta y comisario

© ON Art Space by Tila Barrena